¿Cómo funciona caldera a pellet?

3 minutos
¿Cómo funciona caldera a pellet?

La propia caldera proporciona un encendido automático y dosifica el combustible según la demanda del hogar. El combustible fluye desde el depósito hasta la cámara de combustión. El combustible entra en la cámara de combustión desde el depósito a través de un tubo. Cuando la caldera se pone en marcha, una resistencia se enciende y quema los primeros pellets.

Cuando los sensores de calor detectan que hay una llama encendida y la cocina se enciende, el sistema de ventilación se pone en marcha y distribuye el aire caliente en la habitación. La propia caldera pone en marcha un encendido automático y dosifica el combustible de pellets según las necesidades del hogar. La conexión entre el depósito y la cámara de combustión se realiza a través de un conducto. Y cuando la caldera se pone en marcha, se enciende una resistencia que se encarga de quemar los primeros pellets.

Los pellets se introducen primero en la cámara de combustión de la caldera. Allí se queman para generar calor. Este calor se utiliza para calentar el circuito de calefacción central, que consiste en radiadores o suelo radiante. Su combustión también puede utilizarse para calentar el agua de la casa, al igual que una caldera de gasóleo «tradicional».

Los pellets se fabrican con madera prensada a partir de serrín o astillas. La madera es un combustible neutro porque el CO2 liberado durante la combustión ya ha sido absorbido de la atmósfera durante el crecimiento del árbol. Así que si se suma el CO2 absorbido y el CO2 liberado, el resultado es cero. Con el precio cada vez más alto del petróleo y los combustibles fósiles, muchos propietarios buscan opciones de calefacción alternativas que sean más fáciles para el bolsillo de la familia.

Una de las opciones que se ha hecho cada vez más popular en los últimos tiempos son las calderas de pellets. Las calderas de pellets entran en la categoría de calderas de biomasa. Este tipo de calderas funcionan con combustibles basados en residuos naturales, incluidos los residuos orgánicos. Los combustibles más utilizados son los pellets, la madera y, en algunas zonas geográficas, los huesos de aceituna.

Básicamente, las calderas de pellets recuperan el calor residual de los gases producidos al quemar los llamados pellets. Además, los residuos de otras actividades también se utilizan para fabricar pellets, lo que resulta útil para canalizar los excedentes agrícolas, por ejemplo. Algunos compradores de cocinas y calderas de pellets también mencionan otras desventajas como la excesiva contaminación acústica, la contaminación por la combustión del combustible (hollín y cenizas) y la necesidad de limpiar la cocina semanalmente. Las calderas de pellets con quemador y depósito requieren un gran espacio en la casa para su instalación.

El precio de los pellets es muy barato en comparación con otros combustibles como el gasóleo, el propano, el butano y la electricidad. Son muy populares, pero es como todo en esta vida, tienen sus ventajas y también sus inconvenientes. Además, el consumo de las calderas de pellets depende de la potencia de la caldera, de su uso y de la temperatura exterior. Bien, pero cuando pensemos en instalar una caldera de pellets, nos preguntaremos cuánto consume realmente este tipo de calefacción ecológica.

La caldera de pellets o cocina de pellets se considera cada vez más una solución interesante de eficiencia energética, ya que utiliza un combustible rentable y responsable como quemador tanto para calentar la casa como para calentar el agua. La calefacción de pellets de madera es una solución nueva y moderna que consiste en una gama de cocinas y calderas de biomasa decorativas para el hogar. Este tipo de energía requiere menos energía para calentar que otros combustibles como el gas o el petróleo, manteniendo el confort y consiguiendo un importante ahorro. No te preocupes si no conocías este tipo de calefacción hasta hoy, su funcionamiento es sencillo: la cocina tiene un depósito donde se almacenan los pellets, y cuando la ponemos en marcha, son transportados a la cámara de combustión por un sinfín.

El mantenimiento de las calderas de pellets consiste en limpiar el quemador al menos una vez al mes. Aunque cada vez se construyen más casas con calefacción central de biomasa, este tipo de calefacción de pellets no es adecuado para determinadas viviendas, como los edificios de apartamentos. Este combustible de pellets se utiliza para calentar el agua en el intercambiador de calor de la caldera y en el circuito primario de calefacción. La necesidad de espacio de los pellets es tres veces menor que la de la madera, lo que es importante para las casas pequeñas.