¿Qué pellet usan las estufas?

3 minutos
¿Qué pellet usan las estufas?

Las estufas de pellets son generadores de calor que utilizan pellets de madera prensada para calentar. Pueden conectarse en paralelo con una caldera de gas o de gasóleo, lo que ayuda a reducir los costes energéticos. Son como pequeñas calderas y algunas alcanzan más de 25 kW. Disponen de sistemas de seguridad para sobretemperatura, sobrepresión, bombas de circulación, depósito de expansión, sensores de temperatura, encendido electrónico y programadores.

Se conectan a cualquier red de radiadores de aluminio, chapa o hierro fundido y la máquina hace el resto. Algunos modelos están equipados con interruptores para cerrar bien la puerta, sensores de presión interna y paredes de cerámica para mantener el calor en el interior. El sistema de limpieza es el mismo que el de las máquinas de aire. Al tratarse de una máquina de agua, lo único que hay que tener en cuenta es que no todas las unidades tienen un presostato para comprobar que la unidad está llena de agua, por lo que es importante un sistema de llenado automático.

También, y más importante, se requiere una válvula de elevación de retorno. Las cocinas de pellets tienen un depósito desde el que se rellenan automáticamente los pellets en la cocina. La cámara de combustión tiene una ventilación forzada que dirige un flujo de aire hacia el cajón de las cenizas para mejorar la combustión. Cuando la combustión de los pellets se inicia y llega al intercambiador de calor, un ventilador se enciende automáticamente, aspirando el aire frío de la habitación y devolviendo el aire caliente a la misma.

Para saber cuánta electricidad utiliza nuestro sistema, puede leer este artículo. Los pellets son un tipo de combustible clasificado como biomasa sólida. Se fabrica a partir de los residuos del proceso de aserrado de la madera, explica Juan Carlos Troncoso, presidente de Ditar Chile (Asociación Gremial de Profesionales de Climatización y Refrigeración). El funcionamiento de las cocinas de pellets varía ligeramente en función del tipo de cocina que tenga instalada en casa.

Una cocina de pellets canalizable requiere más potencia porque el aire debe distribuirse uniformemente por toda la casa mediante conductos. Para ello, también debe contar con un conducto adecuado, que suele instalarse en el tejado de la casa. Las estufas de pellets generan calor mediante la combustión de pellets de madera o biomasa en una cámara cerrada que desprende calor a toda la estancia en la que se encuentran, creando un ambiente muy agradable. Las estufas de pellets canalizables, a diferencia de las estufas de recirculación, pueden dirigir el aire caliente a través de conductos a las diferentes habitaciones. Los pellets son un combustible económico y respetuoso con el medio ambiente, de los que menos emiten del mercado y, sobre todo, muy práctico.

Si se compara el precio de 2 kg de pellets (unos 0,52 euros) con el de un litro de gasóleo, que cuesta más de un euro, queda claro que los pellets son más económicos como combustible puro. Esperamos que este artículo aclare cómo funciona una cocina de pellets. No obstante, si tiene alguna duda, estaremos encantados de responder a sus preguntas. Como el pellet es un combustible sólido, la instalación de la conexión del conducto de humos a la chimenea requiere tubos de alta calidad, muy resistentes y de gran grosor, generalmente de 80 a 100 mm de diámetro. Para ello, llene una bolsa de pellets de deshollinador en el depósito, aumente la temperatura de la cocina o caldera y espere hasta que los pellets se agoten por completo.

Las estufas de pellets no tienen una gran potencia (normalmente unos 10 kW), por lo que suelen utilizarse en los hogares para calentar habitaciones individuales o como calefacción complementaria o de transición, y para cubrir los picos de demanda. En este artículo te lo contamos todo y, sobre todo, respondemos a las dudas que puedas tener sobre las cocinas de pellets. Para fabricar pellets, las astillas de madera producidas en el aserradero se secan, se limpian y se prensan en moldes para fabricar pellets. Por tanto, hay que distinguirlas de las calderas de biomasa, que utilizan el mismo combustible (pellets) y tienen una mayor potencia, eficiencia energética y capacidad de calefacción.

Los pellets tienen un alto poder calorífico, producen pocos residuos en forma de cenizas al quemarse, son fáciles de almacenar y ofrecen la posibilidad de ser utilizados en cocinas y calderas que pueden funcionar de forma totalmente automática. Es importante apagar siempre las estufas de pellets a través del panel de control o del mando a distancia y no desconectar nunca la alimentación hasta que se haya apagado.