¿Qué se necesita para instalar una caldera de biomasa?

2 minutos
¿Qué se necesita para instalar una caldera de biomasa?

Cuando se quema la biomasa, se produce algo de ceniza, que generalmente se recoge automáticamente en un cenicero que debe vaciarse varias veces al año. Además, pueden instalarse en cascada para alcanzar potencias de alrededor de medio megavatio para proporcionar calor y agua caliente a hoteles, edificios públicos, viviendas, escuelas, edificios residenciales, redes de calor, procesos de fabricación industrial, casas rurales, etc. Las calderas de biomasa utilizan residuos naturales, es decir, cualquier producto de origen natural o vegetal que no pueda utilizarse para el consumo de ningún tipo. Los que calientan con biomasa deben llevar la cuenta de la cantidad de combustible disponible y ponerse en contacto con el distribuidor para rellenar la carga.

Tras la renovación de la sala de calderas, Remica sigue implicada en proporcionar el máximo confort y ahorro energético a los residentes de este bloque de pisos. Para una calefacción eficiente, es necesario que su caldera de biomasa disponga de un depósito de inercia que le permita acumular calor para los picos de consumo, asegurando el funcionamiento constante del sistema. En cuanto a los pasos para instalar tu caldera de biomasa, lo primero que debes elegir es el tipo de combustible, ya que hay diferentes tipos de materiales. Cuando se instala el sistema de calefacción, hay que rellenar el agua y, a veces, tratarla, por lo que hay costes adicionales de agua durante la fase de instalación, que en la mayoría de los casos no son significativos.

Estas instalaciones se hicieron populares con la llegada de la calefacción por biomasa, ya que los propietarios no querían renunciar a la opción de utilizar su vieja y confortable caldera. Como puedes ver, son pocos los elementos, pero muy necesarios, para poner en marcha una caldera de biomasa. Antes de comprar una caldera de biomasa, hay que tener en cuenta los diferentes tipos que existen en función de la tecnología y el combustible, para elegir la caldera que mejor se adapte a las necesidades del espacio. Las calderas de policombustible requieren una mayor capacidad de almacenamiento, ya que son más grandes, más potentes y, por lo general, están destinadas a un uso industrial.

Desde allí, se transporta mediante un sinfín o un transportador de aspiración hasta la caldera, donde se produce la combustión. Algunas calderas pueden quemar más de un tipo de combustible (calderas de policombustible), mientras que otras tienen que trabajar con un tipo específico de combustible, como es el caso de las calderas de pellets. Una caldera de pellets de alta calidad es muy fiable y suele tener una larga garantía, por lo que es raro instalar una caldera adicional.